Hoy en día, la educación es más un problema para nuestra sociedad que cualquier otra cosa. El concepto de lo que debería ser educación, hace tiempo fue desvirtuado y; en realidad, a lo que estamos siendo sometidos desde hace años es a un adiestramiento, adiestramiento Prusiano.

Muchas personas poco saben del origen de nuestro sistema educativo tradicional, ¿por qué se nos instruye como se hace en las escuelas? ¿Quién y por qué estableció que eso sería así? ¿Hace cuánto la educación se convirtió en adiestramiento?

Conoce nuestro pasado nos permite no volver a fallar de la misma manera en nuestro futuro; es por ello que a continuación nombraré no sólo esa historia que desconoce la mayoría, también señalaré las principales características del porqué de nuestro sistema educacional.

Y, yendo más allá de lo que parece nuestra realidad actual; también nombraré cinco alternativa educativas que desde hace algún tiempo están marcando la diferencia en el mundo; y que, desde mi opinión, deberían ser nuestro sistema educativo estándar.

El Origen de la Educación

En la Prusia de mediados del siglo XVIII Federico I marca el inicio del sistema educativo tradicional que tenemos hoy en día en todas nuestras escuelas prácticamente, estableció el sistema educativo que hoy por hoy se sigue en todas las naciones modernas.

Fue allí, en ese momento; donde nació el concepto de escuela gratuita y obligatoria. No obstante; ésta escuela gratuita y obligatoria se erigió para formar la mano de obra que necesitaban los empresarios en aquel entonces.

La idea de esta educación era: formar una mano de obra que fuera obediente, que hiciera también de buenos soldados y, que siguieran las órdenes ciegamente. Se requería de una homogeneidad en los empleados que facilitara poder controlarlos pero; que al mismo tiempo dichos trabajadores fueran lo suficientemente inteligentes para poder comprender un poco el oficio por sí solos.

En la era Prusiana, la educación no era la misma para todo el mundo; 94% de las personas asistían a esas: Las escuelas del pueblo.

Se aprendía obediencia, actitudes correctas y un poco de alfabetización.

Métodos Educativos

La idea era no abrirles demasiadas ventanas a existencias mejores y a diferentes formas de pensar; sólo el 5,5% de los alumnos de esa sociedad Prusiana, estudiaban asistiendo a lo que se conocía como “Realschulen”, eran como una especie de escuela que apuntaban hacia una especie de formar un proletariado profesional.

De allí salían los arquitectos, ingenieros, abogados, funcionarios de estado y; ese tipo de profesionales en general. Pero esa no es la parte impresionante del sistema educativo prusiano.

Lo más interesante de todo es que, tan sólo el 0,5% de los alumnos que formaban la población estudiantil en aquel entonces; acudían a la “Akademieschulen” y recibían una educación totalmente diferente a los demás.

En ella lo que se buscaba era educar niños que fueran independientes, niños que pudiera tomar decisiones en la vida por sí mismos ya que; eran estos niños, los que tendrían futuras posiciones de mando cruciales.

Estos niños aprendían procesos complejos para entender el porqué de las cosas. Aprendían a pensar de manera estratégica así como también a leer y a debatir en profundidad.

Es allí de donde proviene todo el sistema tradicional educativo que conocemos y que se implementa hoy en día en los colegios. Hoy en día, la diferencia entre la escuela tradicional y aquella educación para la élite no es tan obvia; pero la verdad es que en la manera de educar no hemos cambiado tanto.

Pero la preocupación en la sociedad se hace cada vez mayor, nos hemos dado cuenta que el mundo avanza cada vez más rápido y; no estamos preparando a los niños para afrontar realmente ese mañana.

Un mañana que nada tiene que ver con lo que era la Prusia del siglo XVIII

Es por ello que vemos a muchas personalidades influyentes de nuestra sociedad actual, buscando una alternativa diferente en la educación de sus hijos; una educación que los prepare bien para lo que va a ser el siglo XXI.

Una educación que los prepare para los cambios que están por venir, para esos cambios que los niños tendrán que enfrentar; nuestros niños serán los hombres y mujeres del mañana.

Y es de allí, de esa necesidad; que nacen las siguientes propuestas educativas. Métodos considerados en su época poco ortodoxos e incluso un insulto o locura. No obstante, gracias a que demostraron su efectividad de manera contundente; fueron aceptados como un concepto real de educación. Aunque no han logrado suplantar por completo el sistema educativo Prusiano.

Estos métodos alternativos, aunque no todos; los explico brevemente a continuación de forma muy resumida, pero suficientemente clara para poder entender su amplia diferencia en comparación al método Prusiano.

Métodos Educativos Diferentes al Actual

Antes de comenzar, enumeremos las características del sistema educativo Prusiano que Enrique I estableció hace tantos cientos de años.

  • Forma trabajadores estandarizados, con un mínimo de comprensión intelectual.
  • No existe la libertad. Los niños están atados a un pupitre en un horario previamente estructurado y; los niños no pueden usar otro material que no tenga que ver con la materia actual que se les dicta.
  • Los alumnos están divididos en grupos de edad iguales. Todos según el nivel de estudio; con esto se busca crear un sentido de homogeneidad y; hacer comprender que, de acuerdo a la edad, viene el derecho a cierto conocimiento.
  • El ambiente de clase es estándar para todos, nada es adaptado al estudiante.
  • El profesor ostenta un papel primigenio, es quien está delante de los alumnos y dicta lo que hay que hacer. Indica qué libro se usará, que página se abrirá y qué línea de qué párrafo va a leerse. Los niños escuchan.
  • Tiene un sistema de premios y regalos. Con ellos se busca incentivar al niño y crear el espíritu competitivo entre los niños.
  • Existen los deberes y asignaciones fuera del horario escolar que el niño deberá entregar dentro de una fecha pautada. La cantidad de estos deberes aumenta con el grado de instrucción.
  • Cuenta con una gran cantidad de exámenes.
  • Horarios de clase muy extendidos.

Todo este sistema se extiende de tal manera que se ha creado un ciclo de:

Naces – Estudias – Consigues un Trabajo – Te Casas – Tienes Hijos – Mueres.

Si alguno de esos pasos falta, entonces has fracasado ante la sociedad; incluso si alguno de esos pasos no se consiguen dentro de ese orden, o si se logran a medias; has fracasado frente a la sociedad.

Los siguientes cinco métodos educativos buscan todos lo mismo; valiéndose de estrategias similares o diferentes, intentan enseñar al niño a ser una persona autónoma, autónoma y con un deseo constante por seguir aprendiendo para seguir superándose así mismo.

Método Educativo Decroly

Creado por Ovide Decroly en 1907 bajo el nombre de “Educación por la vida y para la vida” es uno de los métodos con más espacios en “blanco”; no obstante, es el más científico de todos y siempre pareció estar en fase experimental.

La realidad es que, Ovide Decroly quiso que esto fuera así; su método ha servido a muchos otros investigadores para mejorar la educación y la forma en la que se enseña al niño.

Su principal objetivo era la educación a través de una globalización, romper el paradigma al que se enfrentaba la sociedad y en el cual la verdadera educación era para unos pocos privilegiados.

Para ello estableció 4 principios:

  • El principio dominante del respeto al niño.
  • Principio de libertad.
  • El principio de individualización.
  • Principio de actividad.

Muchos de sus métodos para enseñar se aplicaron años más adelante en otras investigaciones que ahora se han establecido como un sistema educativo en sí mismo en todo el mundo.

Método Montessori

Nacido en un período de guerra; su creadora, María Montessori, pronto comprendió que la única forma de escapar del círculo de guerra y destrucción así mismo en que el hombre se encontraba; era a través de la educación.

“Una educación para la paz”

Esa fue la visión de Montessori y, para lograr, estableció como factor principal que el niño debía ser el protagonista activo en el aula de clases; que el aula de clases tenía que ser un ambiente apto para que el niño pudiera desenvolverse, explayarse y superarse y; que el profesor sólo tenía que ocupar el rol de observador y guía.

Para María Montessori, la clase ideal era la que funcionaba sola sin intervención alguna del profesor, sus horarios eran mucho más cortos que los de la escuela tradicional y; no tenían deberes para la casa.

Con 60 niños María Montessori comenzó lo que sería más adelante la “media estándar” de todos los salones de clases del mundo en la educación moderna para niños más pequeños. Por lo menos en materia de la estructura de las aulas.

Sin su trabajo, no existirían los pupitres pequeños ni las mesas de trabajo o almacén pequeños en los salones; esos que han sido adaptados a los niños.

“El niño necesita ser reconocido, respetado y ayudado. El niño es el padre del hombre.”

Y esto se logra mediante una educación que fomenta los valores de higiene, modales, disciplina y una libertad responsable.

Método de Rudolph Steiner, conocido como Método Waldorf

En 1919, gracias al apoyo económico de un magnate muy influyente, se erige la primera escuela Waldorf. Una escuela cuyo sistema educativo buscaba rescatar a la sociedad en sus tres marcos más importantes: política, cultura y economía. Una triformación social.

Rudolph Steiner era una persona muy mística, pero entre sus tantos textos e investigaciones; se pueden hallar títulos como: Filosofía para la Libertad.

Con esto en mente, el método Waldorf se comenzó impartiendo primero una comprensión del ser humano a los futuros docentes; explicando cómo la existencia del hombre se dividía en septenios y; cómo solo en los primeros 3 septenios de su vida el hombre era propenso a aprender.

El método Waldorf aborda la educación del niño de forma que sea una educación para el espíritu, el alma y el cuerpo.

Aprender a través de la belleza, del arte, de las experiencias sensoriales y siempre respetando la voluntad del niño; fue así como Rudolph Steiner le demostró al mundo que somos más que un recipiente vacío para ser llenado con conocimiento.

El Método Japonés Kumon

Nacido como regalo de un padre a su hijo, el método educativo japonés de Toru Kumon hoy en día llega a más de 4 millones de estudiantes distribuidos en más de 260.000 institutos en todo el mundo.

¿Cómo es posible tanto éxito en tan poco tiempo? Pues sí, uno de los aspectos más asombrosos del método Kumon es que vio la luz en 1954 y; desde entonces no ha hecho más que expandirse de manera exponencial por el mundo.

Aunque su base se centra en sus dos programas de estudio a través de material didáctico, hoy el método Kumon ha evolucionado hasta el punto en que busca formar niños políglotos.

A través del programa de cálculo y de comprensión lectora; Toru Kumon junto a las evoluciones de su material didáctico apunta hacia la superación del alumno por medio del aprendizaje autónomo.

Fomentando la auto-disciplina, la superación de obstáculos y el alcanzar metas que conlleven a superar el nivel académico actual; el material didáctico de Toru Kumon le da al estudiante un poder sobre sí mismo y su progreso como ningún otro lo logra.

El secreto es muy simple, un secreto japonés que muchos desconocen y que; el profesor Toru como buen japonés, le hizo llegar a su hijo pero de una forma que no pudo pasar desapercibida:

“la disciplina eventualmente vencerá a la inteligencia”

Los japoneses no inventan nada, todo lo copian dicta esta filosofía, no obstante; han llegado a ser dueños de las marcas más prestigiosas y los nombres más reconocidos gracias a la disciplina.

No ninguna magia o técnica, lo mismo que el estudiante ya sabe pero aplicado con disciplina, lección tras lección; al principio al niño le cuesta pero, una vez comprende que sólo debe seguir intentándolo, corrigiéndose y sin desistir; alcanzará la excelencia.

Glenn Doman y el Método Filadelfia

Comenzó en 1962 y, muy similar al resto de la educación alternativa la cual buscaba ayudar a “niños con problemas” el método Doman hoy en día se enfoca en un público muy especial: niños de 0 a 3 años.

Gracias a sus investigaciones en el campo de la neurociencia y sus trabajos con niños de lesión cerebral, Doman comprendió que; la idea de que los niños comienzan a hablar bien a partir de los 3 o 4 años es errónea.

También comprendió que aprender a leer o realizar cálculos matemáticos no está definido por una edad. El conocimiento se adquiere por etapas en los niños pero; si se estimula el desarrollo de la comprensión de ese conocimiento, incluso en niños de tan sólo tres meses; se puede lograr el mágico resultado donde un bebé de tan sólo 18 meses pueda hablar, leer y realizar cálculos; además de retener conocimientos enciclopédicos.

Aunque todos estos métodos suenan maravillosos, y lo son, hay algo en extremo alarmante que no podemos ignorar; todos tienen en común que: no son aplicados de forma global y estándar. Y que el más antiguo de ellos apenas supera los cien años.

Como seres humanos ¿hace cuánto tiempo somos una civilización? ¿Cuánto tiempo nos han “educado” para que seamos marionetas? Y lo peor de todo ¿cuánto tiempo pasara para que las marionetas que somos, aceptemos que el sistema educativo Prusiano debe ser abolido ya?

Hace prácticamente 100 años despertamos de este letargo como sociedad, no obstante; el mayor punto débil de todos los métodos educativos es que se han desarrollado completamente y se aplican en verdad hasta el punto de la etapa preadolescente del niño.

El bachillerato y sobre todo la universidad parecen seguir fuertemente dominadas por el sistema Prusiano, diseñado para aplastar la voluntad de ese niño.

Referencias

DOCUMENTAL – El sistema prusiano: ORIGEN de la educación

El modelo prusiano y el origen del control del ser humano

La escuela prusiana : Arbeit macht frei