Buenas noches profesor Hugo Landolfi y bienvenido, por favor háblenos de la educación en la actualidad y el tema que nos tiene bastante preocupados que es una gran migración de la educación pública a la educación privada aunque esto no signifique que la educación privada sea mejor o tenga un mejor sistema que la pública. No obstante a medida que esto sucede, en las familias donde ambos padres trabajan, se les hace complicado lidiar con los problemas en materia de docencia. Es bien sabido que todos los años se pierden semanas de clases por el tema de las paritarias.

Además, tenemos las evaluaciones del organismo internacional PISA en la que el país participaba desde hace varios años y en la cual llamó mucho la atención el pasado 2015 puesto que subimos varios escalones repentinamente, cuando analizaron qué era lo que había ocurrido realmente, se descubrió que los datos habían sido alterados lo que causó que ahora el país esté fuera de ese método. Muchos habían criticado que la metodología no se adaptaba a los estándares, sin embargo, de alguna forma nos permitía comparar nuestro nivel de educación con nosotros mismos en relación a años anteriores y también a nivel mundial ¿Qué opina de todo esto?

Pues, nos copiamos. Como lo hacen los chicos en el colegio con respecto a esas pruebas. En principio hay que aclarar que lo que se mide con esas pruebas no es educación. La educación no es algo que pueda medirse con pruebas de ese tipo.

¿Qué se mide entonces allí, se sabe que las preguntas están basadas en matemáticas y lenguaje, son estandarizadas para todos los países y la idea es establecer un ranking en materia de educación a nivel de los países participantes?

Allí miden adiestramiento no educación, las preguntas apuntan hacia una respuesta automática por parte del alumno, y eso no implica una compresión de los temas sino una mera repetición automática de los temas.

¿Entonces es sólo memoria?

En general sí, es de memoria. Esa es la forma en que funcionan las escuelas hoy y eso, evidentemente, no es educación. Estamos llamando educación a algo que realmente no lo es y debemos plantearnos primero ese problema antes del ocurrido con éstas pruebas.

¿Entonces el actual “sistema educativo” de Argentina no es educativo sino un adiestramiento, como si se tratase de implantar un chip para que recuerdes las respuestas a todas esas preguntas en las distintas materias pero sin comprender realmente qué es lo que estás estudiando?

Exacto. Basta con ver los exámenes a los que se someten los alumnos hoy, no es más que una pregunta que espera una respuesta determinada y, si la respuesta no es la que se espera está mal; si es la respuesta es la que se espera, está bien. Eso no necesariamente implica que el alumno sabe y comprende lo que está respondiendo. Es una evaluación de repetición.

Hubo un debate sobre la educación en el cual se planteaba que los alumnos de primer año no deberían repetir y además planteaban eliminar el proceso de evaluación para evitar estigmatizar al alumnado ¿estás de acuerdo con eso?

Si se toma conciencia primero de que el sistema educativo de hoy es un sistema de adiestramiento y deseas medir adiestramiento con estas pruebas no hay ningún problema. Es decir, comprobar que los chicos están bien adiestrados para responder a esas preguntas como se supone que deberían.

¿Pero cuando dices adiestramiento te refieres a la forma de enseñar?

Al decir adiestramiento se engloban muchas cosas. Lo principal es que, de manera obligatoria el sistema educativo establece este adiestramiento. Educación y obligatariedad son conceptos contradictorios; la educación tiene que estar relacionada siempre con la voluntad de la persona, no con una imposición.

Si estuviéramos en los países Nórdicos como Suiza u otro sería correcto eso, que cada uno se auto evalúe, pero estamos en Argentina. Uno de los requisitos para recibir la ayuda del estado en cuanto a la asignación por hijo, es que éste vaya a la escuela. Las familias menos pudientes en este caso tienen y pienso que deben recurrir entonces a esto, por lo menos en el colegio e incluso hasta la secundaria. Si ambos padres están desempleados o si entre las obligaciones del trabajo no les queda tiempo de ir a la casa a preparar el almuerzo, entonces se vuelve una necesidad recurrir a esta ayuda. Ya después cuando el alumno vaya a la universidad o más allá verá qué desea estudiar.

Es cierto, pero el punto está en que lo educable del ser humano está allí sea Argentino o de otro país. Ese potencial que es explotable en la persona y que puede ayudarla a surgir, es allí donde yo pienso que debería enfocarse la educación genuinamente. Si decides dejar eso de lado, si decides obviar eso y establecer un sistema de adiestramiento entonces tiene mucho sentido lo que dices.

Y según su opinión ¿cuándo la educación comenzó a ser adiestramiento, aquí en Argentina o en otros países?

Nunca se ha establecido un concepto distinto al adiestramiento en los sistemas de educación monopolizados que están regulados por el estado. Siempre ha sido adiestramiento, un adiestramiento pautado; la ilusión es creer que eso es educación.

¿No podría estar pautado y ordenado de otra forma, por ejemplo con el método Montessori usado en el jardín de infancia?

Sí, son otros métodos que están incluidos dentro del sistema y que también están dentro del marco de lo que establece la ley. Son metodologías que buscan hacer algo diferente, se respeta y se valora ese esfuerzo. Pero en todo caso, no es una solución al problema pues el verdadero problema es el sistema en sí mismo; no lo que se hace dentro de él. El sistema en sí mismo impide que haya educación.

¿Cómo estaría mejor?

En principio que no haya un sistema, es decir, un sistema único, monopólico, obligatorio y regulado por una única institución que en este caso es el estado.

¿Está diciendo que el estado no debe estar detrás de la educación pública, libre y gratuita?

No digo que no debe estar, digo que no debe estar de forma monopólica. El estado puede ser un oferente más dentro de los factores de la educación.

¿Hoy en día no lo es? El estado apoya a los institutos privados

Es cierto, pero ese título privado también es regulado por la oficialidad del estado, es decir, que el estado está detrás de toda emisión de títulos. Ese concepto de privado se debe a que la institución no recibe el dinero del estado sino de los padres de los chicos.

Cierto, las materias y todo el sistema educativo sigue siendo el mismo ¿Entonces dices que eso está mal?

No digo que esté mal del todo, sino que sería mejor desregular la educación, que haya distintos oferentes en cuanto a la educación.

¿Eso que planteas ocurre en algún lugar del mundo, lo que propones?

No, no está pasando en ningún lugar. Pero eso no significa que no sea una buena idea o algo que valga la pena intentar. Si estamos observando que la educación actual da tan malos resultados, que los resultados de las pruebas PISA son deplorables y que incluso tengamos que copiarnos para obtener una buena nota. Eso significa dos cosas:

· El sistema educativo no educa sino que adiestra.

· El sistema educativo ni siquiera sirve para adiestrar.

¿Tú tienes hijos? ¿Cómo haces con ellos en este tema de la educación?

A mis hijos, obviamente por cómo está la educación hoy, es imposible no pasar por el sistema educativo formal. Pero hay dos maneras de atravesarlo. Una de ellas es siendo consciente de este problema, y los chicos están mucho más conscientes de lo que nosotros creemos; están al tanto de lo errado que es el sistema.

Eso es cierto, yo en lo personal no tengo muchos recuerdos de la transición de la escuela a la secundaria, pero de la secundaria a la facultad, prácticamente todos nos hicimos la misma pregunta ¿Qué es lo que venimos estudiando? Claro está, de allí a migrar a esa nueva idea que propones hay un gran trecho. Eliminar el sistema, que haya otros oferentes; no lo sé…

Si quieres acudir al estado está bien, que el estado sea un oferente más, pero no el único.

¿Pero no es necesario que haya una regulación? Es cierto que muchos famosos no envían a sus hijos a la escuela y optan por la educación en casa enfocados a esa profesión que más le llame la atención al niño. Sin embargo, eso no es legal, la realidad es que estás obligado legalmente a enviar a tu hijo a la escuela. Está bien la idea de comenzar un sistema educativo que se enfoque en la comprensión pues el actual tiene carencias, pero todo tiene carencias.

Hablas de regulación, pero lo cierto es que el mismo concepto de regulación es algo ilusorio. Que algo tenga que estar regulado o que esté regulado, no lo hace mejor, al contrario. Esto se debe a que es una idea única que de alguna forma tiene que adaptarse a una diversidad muy grande. En la educación, eso es terrible, porque los alumnos son tan diversos y con potenciales tan diferentes que, lo que la educación en realidad debería hacer es ayudar al desarrollo de ese potencial. La regulación única lo que logra es homogenizar lo que debería ser diferente.

Tal vez si esa homogenización se ubica en una base más alta pueda llegar a tener mejores resultados, el asunto real es si el sistema es bueno o malo, no la regulación. La regulación es necesaria y está bien como por ejemplo en materia de salud, de lo contrario cualquiera podría ser psicólogo, cualquiera podría operar o incluso entrar a un quirófano con un instrumento. En la ley también, una regulación que nos afecta a todos y nos hace ser una sociedad, de lo contrario sería una anarquía lo que estás planteando.

No, porque no se trata de eliminar la idea de regulación, en lo que estoy en contra es a la idea única de que haya una sola entidad que regule toda la educación. Si se diversificara el sistema educativo habrían distintas escuelas, auto reguladas, con una idea que las regula y como alumno podrás elegir. El problema real surge cuando es una sola idea lo que regula todo, eso es un avasallamiento de la diversidad del ser humano.

Es cierto, es un tema de mucha importancia porque lo cierto es que no sabemos qué clase de alumnos estamos formando en las escuelas, públicas o privadas, muchos tienen las pruebas que los certifican, sin embargo, salen a la calle sin saber qué quieren hacer y sobre todo sin comprender lo que estudiaron. Es algo complicado y sin duda se debe mejorar.

Referencias y lecturas recomendadas:
Landolfi, Hugo, “Educación para la fragilidad”, Editorial Dunken, Buenos Aires, 2015.
Landolfi, Hugo, “Psicología, filosofía y educación”, Editorial Dunken, Buenos Aires, 2017.
Los libros del filósofo Hugo Landolfi pueden comprase en este sitio web.